El Entorno Natural de Báguena - WEB OFICIAL DEL AYUNTAMIENTO DE BAGUENA

Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Entorno Natural de Báguena

Nuestro Pueblo

El Entorno Natural de Báguena 

El entorno natural de Báguena muestra dos claras vertientes: Al SO
nos encontramos con la Laguna de Gallocanta y las Sierrasde Santa Cruz,
Valdellosa y Valdelacasa, con cotas en todo caso inferiores a los 1300
metros de altitud. Esta zona quedaría encerrada entre los caucesdel río
Jiloca, que discurre junto a Báguena, y el río Piedra, a unos 40 Km  hacia el
Oeste. Al NE tenemos las sierras de Modorra, Herrera, Cucalón y Oriche,
con alturas sensiblemente mayores (aunque sin sobrepasar los 1500
metros), el río Huerva encajado entre ellas (con su nacimiento en la sierra
de Cucalón) y el Campo de Romanos. Separando estos dos entornos está el
río Jiloca, cuyo curso se dirige en dirección SE-NO y que recibe poco
antes de llegar a Báguena las aguas del río Pancrudo.

Entorno de Gallocanta y las Sierras del SO.

La laguna de Gallocanta es una extensión de agua endorreica (sin salida
hacia el mar) y de elevada salobridad que se encuentra encerrada por un
círculo de pequeñas formaciones montañosas, las más elevadas de las
cuales la separan precisamente de Báguena. Se encuentra la laguna a unos
1000 m sobre el nivel del mar, presentando unas dimensiones de 7,5 km por
3 km, con una profundidad máxima de 1,7 metros . Fue declarada Refugio
de Fauna silvestre en el año 1995, acogiendo a gran diversidad de
vertebrados (258 especies, 213 de las cuales son aves). Desde los años 70,
y debido a la degradación de humedales más extensos en el sur de la
Península, se ha convertido en parada obligatoria de numerosas aves
migratorias
.

La especie avícola más frecuente en la laguna de Gallocanta es la focha
común (Fulica atra), llegando a alcanzar poblaciones de decenas de miles
de individuos alimentándose entre los lodos de las orillas. La más
espectacular es la grulla, cuyos viajes entre el norte de Europa y África se
detienen momentáneamente en la laguna. Las mejores horas de observación
de las grullas es poco después del amanecer y el atardecer, momentos en los
cuales estos pájaros van y vienen de buscar alimento.
La vegetación de los alrededores de la laguna es eminentemente halófila:
está adaptada a la vida en ambientes de elevadas concentraciones en sales.
Así, encontramos una vegetación con escasa verticalidad y poco llamativa,
pero de gran diversidad: mamellada, sosas, tomillejo, gramón... Una especie
de gramínea, la puccinelia, está considerada especie vulnerable (estado
previo al peligro de extinción). 
La fauna en esta zona es de una enorme diversidad, abundando especies
que se benefician de lo despoblado de esta zona. Se encuentra gran
cantidad de conejos, liebres y jabalís. Es posible encontrar también gatos
monteses, buitres y águilas perdigueras (Hieraetus fasciatus).

Serranías y río Nor-Orientales.

En el margen opuesto del Jiloca, el terreno se eleva abruptamente,
llevándonos a un altiplano de enormes espacios abiertos. Estamos
contemplando el Campo de Romanos y el inicio de las serranías Nor-
Occidentales de Teruel (Nor-orientales respecto a Báguena). Estas
formaciones presentan una génesis diferenciada: hacia al norte nos
encontramos con sierras paleozoicas (sustratos silíceos), mientras que en
el sur, predominan los sustratos calcáreos. Esto es esencial en la
distribución de la vegetación, que se adaptará preferentemente a uno u
otro tipo de suelo. La vegetación se organiza principalmente en forma de
bosque mixto, con el género quecus predominando con distintas especies
de carrasca y roble. Podemos encontrarnos con carrascal (Quercus
rotundifolia), quejigo (Quercus faginea), roble melojo (Quercus
pyrenaica),... las zonas más húmedas contarán con la presencia del tejo
(Taxus baccata) y la hepática (Hepatica nobilis)
.

Pagina nueva 1

Son las del 23/07/2017

23/07/2017
Regreso al contenido | Regreso al menu principal